Intel presenta su nueva serie de procesadores Xeon W-2200

0

Xeon-W representa un paso entre Cascade Lake-X y Xeon de nivel de servidor, utilizando una variante del socket X299 de Intel, para ofrecer los niveles de confiabilidad que exigen las estaciones de trabajo profesionales, y la promesa de una mayor disponibilidad y facilidad de servicio.

Estos Xeon-W utilizarán la misma arquitectura Cascade Lake que los nuevos procesadores basados en el X299 de décima generación de la compañía, con una tecnología de aceleración de inteligencia artificial o Deep Learning Boost. Con esto, Intel puede ofrecer un aumento de rendimiento 2.2x sobre sus procesadores Xeon-W de última generación en rendimiento de redes neuronales, dando a los clientes centrados en IA una razón clara para actualizarse.

Intel informa que estos últimos procesadores Xeon-W ofrecen aumentos de rendimiento de hasta del 11%, en las cargas de trabajo, que se extienden desde la edición de video, hasta el diseño 3D y el desarrollo de juegos.

Al ver la hoja de especificaciones, se verifica el precio Xeon-W quedó con una disminución significativa, frente a sus contrapartes de última generación, al igual que el precio de los procesadores Cascade Lake-X de décima generación de Intel.

La gama Xeon-W ofrece hasta 72 vias PCIe en la plataforma, soporte de memoria de cuatro canales y la capacidad de usar hasta 1TB de memoria DDR4. Los recuentos de núcleos también se extienden de 18 núcleos a cuatro núcleos, lo que permitirá que las estaciones de trabajo Xeon-W de Intel se diseñen teniendo en cuenta cargas de trabajo específicas.

Con estos nuevos procesadores Xeon-W, Intel ofrecerá a sus clientes una mejor relación calidad/precio, comparandolos con su línea Xeon de última generación. Esto hace que la línea Xeon W-2200 sea extremadamente competitiva en el mercado actual de workstations.