Las fábricas de tarjetas gráficas saldrían de China para evadir aranceles de importación: precios aumentarán de 5 a 10%

1

La guerra comercial entre los EE. UU. y China esta complicando la balanza comercial, y los productos tecnológicos ya se ven afectados, tanto en su distribución como en sus precios. Las tarjetas gráficas son una parte de estos productos afectados por lo que al ser de uno de los productos más codiciados en la comunidad de hardware, merecen una atención especial. 

El gobierno de Trump pretende aplicar aumento a los aranceles de productos fabricados e importados desde China. Si se implementan estos impuestos se plantean dos escenarios: (a) serían absorbidos por las empresas, o (b) se transferirán a los clientes a un precio minorista mayor. Dado que las empresas no quieren reducir su margen de ganancia, y saben que los consumidores comprarán menos productos a precios más altos, los socios de AIB (Add In Board) de AMD y NVIDIA están tomando medidas para trasladar la fabricación de tarjetas gráficas de China.

Las opciones que se consideran y se toman en cuenta más seriamente son Taiwán o México, donde la falta de una tarifa adicional, sumada a la mano de obra relativamente barata, permitiría a los fabricantes mantener los costos operativos relativamente estables y, por lo tanto, la fijación de precios para los usuarios finales. Sin embargo, mientras continúa la búsqueda de ubicaciones alternativas de fabricación, las tarifas ya están siendo presionadas por los fabricantes de tarjetas gráficas, y se espera que los precios de las tarjetas gráficas se enfrenten a aumentos del 5 al 10% en los próximos meses. Como si necesitáramos aumentos de precio adicionales en algunas líneas de productos antiguas (y especialmente nuevas)