No habrá una pantalla OLED para el LG G7, o el nombre que la compañía surcoreana elija para su próximo smartphone. Aunque las pantallas OLED son más delgadas y tienen una mayor eficiencia energética, cuestan el doble o el triple del precio de una pantalla LCD.


Los analistas del mercado dicen que es probable que el LG G7 adopte una pantalla LCD para reducir los costos, ya que la división móvil de la compañía ha estado en rojo durante bastante tiempo. Mientras que cada vez más fabricantes de teléfonos inteligentes se cambian a pantallas OLED, el costo de este último sigue siendo demasiado alto para justificar el cambio, por lo que no es necesario apresurar la transición.

El próximo smartphone contará con una pantalla MLCD+ que consumiría un 35% menos de energía que una pantalla LCD. Además de eso, este tipo de pantalla debería ofrecer un mejor brillo.

La decisión de LG de continuar usando pantallas LCD para su serie G puede tener algo que ver con la «baja en ventas» a las esperadas del iPhone X, uno de los tantos teléfonos inteligentes que integran una pantalla OLED.

El V30 es el primer teléfono inteligente de LG con una pantalla OLED, pero aún no está claro si la compañía de Corea del Sur continuará usándola para su próxima serie V de teléfonos inteligentes.